Hazte socio de Fundación Altarriba
Avisos: ROBO DE PERROS
 

   
Descarga cartel
Para imprimir en DIN-A3 ó DIN-A4
DESCARGAR Descargar ZIP de 400 k.

 


© Belén Herrera.
No es un perro robado

El robo de perros siempre ha estado ahí, y siempre ha sucedido, como un goteo incesante. Hasta hace poco, la mayor parte de estos animales se destinaba a dos actividades: la cría y venta ilegal (se robaban perros de razas pequeñas, de fácil salida en el mercado), y la caza (se robaban perros de caza para probarlos). También ha habido siempre peleas de perros, y se han robado perros con ese fin, minoritario pero real.

Pero desde el verano de 2006 se ha detectado un incremento brusco de los robos. ¿Qué ha cambiado? El aumento general de la delincuencia, la aparición de mafias organizadas, y la diversificación de sus negocios ilegales, han puesto a los perros en situación de fácil acceso, máxime sabiendo que las leyes que los protegen son poco más que texto en papeles con membrete, y que sus propietarios poco podrán hacer excepto colgar carteles y desesperarse.

Hay más grupos mafiosos, y el tráfico ilegal de perros, e incluso el control de la actividad final, es una posibilidad más de diversificación de su negocio. Hay más gente para robarlos, puesto que estas mafias ya tienen personal propio, que igual sustraen carteras, coches o perros, que entran en viviendas.

LLEVAR A LOS PERROS SUELTOS

Nuestra responsabilidad de propietarios, y las diferentes leyes, nos obligan a dar a nuestros perros el ejercicio físico que necesitan, y que inclye que puedan correr y moverse libremente. Sin embargo, los ayuntamientos en general no se preocupan de facilitar espacios públicos (amplios y vallados con sensatez) para poder dejarlos sueltos de forma segura, y que no escapen ni alteren el tránsito de personas o vehículos, y puedan moverse con libertad.

En los casos más felices, hay pequeños recintos en algún parque público, con una valla que casi podría saltar un niño a la pata coja (no digamos un perro), y que según el tipo de perro apenas ha dado tres pasos y ya chocará con la valla (si no la salta). Por eso, hay muchas personas que dejan a sus animales disfrutar de la libertad al aire libre en las zonas ajardinadas de las ciudades, algo que jamás debe hacerse en la vía pública, porque es un peligro para el animal y para el tráfico.

Paralelamente, los mismos ayuntamientos que no facilitan a los contribuyentes propietarios de perros el que puedan cumplir con la ley y con su propia responsabilidad hacia el animal, multan a aquellas personas que llevan a su perro suelto, algo muy bien hecho en la caso de la vía pública, pero insensato en el caso de los parques.

Hasta aquí, nuestro razonamiento sobre el hecho de llevar al perro suelto. Lo siguiente, es que dar a nuestros animales el disfrute de esa libertad puede provocar su desaparición, y posiblemente su muerte. Más abajo hablamos de cómo prevenir en lo posible que esto ocurra.

 
DENUNCIAR UN ROBO
 

Estamos de acuerdo en la sensación de pérdida de tiempo ante el hecho de ir a denunciar el robo de un perro. De acuerdo en que a veces se nos mira con cara de "... exagerados, por un perro". De acuerdo en que posiblemente la papeleta se quedé archivada. De acuerdo en que posiblemente nadie va a salir a buscar a nuestro perro. Y de acuerdo en que las horas de cola en una comisaría podemos aprovecharlas mejor haciendo carteles o buscando al animal directamente.

Pero si no hay denuncia, no constará en ninguna parte a nivel oficial que nuestro perro ha sido robado. Y lo mismo con las otras decenas. Y la conclusión será que cientos de perros han sido robados con destino a diferentes mercados negros, y sólo puede argumentarse una leyenda urbana. Por tanto, hay que denunciarlo. Si se denunciaran todos los casos, y hubiera cifras oficiales, podríamos estar unte una alarma social que obligara a las autoridades a intervenir. Si no se denuncia, para las autoridades simplemente se tratará de rumores.

 
QUÉ PERROS SE ROBAN

© Belén Herrera.
No es un perro robado

En realidad, cualquier tipo de perro puede ser objetivo de un robo, según la finalidad para la que se busque. Esro significa que no importa la edad, ni el tamaño, ni la raza ni si es mestizo.

Tampoco influye el tipo de persona que lo lleve.

QUIEN LOS ROBA

Grupos organizados o mafias, en general por encargo para un determinado negocio ilegal, que puede suponer o no la muerte del animal. La mayoría de las víctimas, coinciden en que el robo ha sido obra de:

  • Hombre
  • Mínimo dos personas (una para robarlo y otra de vigilancia y apoyo). En grupo si son niños.
  • Niños o adultos
  • Según la mayoría de informaciones, presuntamente originario de un país del Este europeo
 
DÓNDE LOS ROBAN
 

En núcleos urbanos, y en realidad en cualquier parte de la ciudad, aunque la incidencia es claramente superior en parques y paseos amplios, en los que los perros suelen ir más a menudo sueltos. Según la zona, se utiliza uno u otro método para robarlos.

 
CÓMO LOS ROBAN
 
  • Utilizando hembras en celo. Este método se utiliza cuando van los perros sueltos, pues los machos acuden a la hembra, controlada por los ladrones, y son cazados en cuanto desaparecen de la vista del dueño (a veces con un lazo). Hay un vehículo en espera.
  • Utilizando un lazo. También cuando los perros van sueltos, aprovechando algún objeto o vegetación que lo tape de la vista del dueño. Hay un vehículo en espera.
  • Desatándolos. Cientos de perros son robados porque sus dueños los han dejado atados en la calle para entrar a comprar en un establecimiento comercial. En el exterio de las tiendas más grandes y supermercados, suele haber siempre algún "ojeador".
  • Rompiendo los cristales del coche, cuando el dueño deja al animal dentro para irse a hacer alguna gestión. Son robos "accidentales", en los que simplemente el ladrón encuentra una víctima sin buscarla, aunque también rondan los grandes parkings de superficies comerciales en busca de algún vehículo con un perro dentro.
  • Agrediendo al dueño. Sobre todo por las calles, a personas que llevan a su perro atado. En estos casos, un mínimo de dos personas, aunque normalmente son tres se dividen para hacer el trabajo. Mientras unos atacan al propietario con un arma o a golpes, el otro simplemente corta la correa o quita el collar y se lleva al perro. En muchos casos se desplazan en coche, y una vez identificada una víctima, pegan un frenazo a su lado y atacan.
 
PARA QUÉ LOS ROBAN

© Belén Herrera.
No es un perro robado
  • Peleas de perros. Dos perros atacándose mutuamente, en ocasiones hasta la muerte de uno de ellos. El negocio se basa en las ganancias que dejan las apuestas, y en la compra-venta de los animales que intervienen. Los perros robados con destino a las peleas no se entrenan para luchar: su finalidad es la de hacer de "sparring". Los de raza pequeña se "echan" a los cachorros que se están entrenando, y los de razas más grandes a los que ya pelean, para que hagan "mantenimiento" (en estos casos, a veces se ata el morro del perro robado con alambre o cuerda para evitar que lleguen a morder al defenderse). En breve, nuestra página web ofrecerá amplia información sobre las peleas de perros.
  • Textil. Casi todos conocemos la terrible realidad del mercado de pieles de perro y gato (el contenido de este link puede herir su sensibilidad) provenientes de China, para la industria textil: peluches, cuellos y puños de abrigo, chaquetas, foulards, etc. Pues bien, no todas las pieles de perro que se comercian en España vienen de China.
  • Venta. Animales que se roban para ser directamente vendidos a través de Internet, de revistas de anuncios gratuitos, etc., normalmente en otra ciudad.
  • Cría. La venta de cachorros en el mercado negro es un negocio creciente, favorecido por dos hechos: programas de televisión sobre "mascotas" que "venden" la imagen del cachorro dulce y desvalido, y de que tener un perro en casa es sencillo y agradable, y compradores animados por ello que no quieren pagar el precio de venta de los comercios y criadores legales. En conclusión, proliferan los cachorros en venta en el mercado negro (Internet, revistas de anuncios gratuitos, etc.) que proceden de perros, muchas veces robados, hacinados en pisos y naves, sin atención veterinaria, alimentados con lo más barato, obligados a parir dos veces al año.
  • Zoofilia. No hay datos al respecto del sexo con animales, pero lo mencionamos en tanto que es una actividad (tipificada como delito en algunos países de ls Unión Europea) presente sobre todo en Internet. La zoofilia puede incluir la muerte del animal.
 
¿CÓMO PREVENIRLO?

© Belén Herrera.
No es un perro robado

Lamentablemente, es muy difícil evitar el robo de perros, pero hay algunas medidas de precaución para disminuir el riesgo:

  • En los parques.
    • Elegir espacios amplios y despejados para soltar al animal, sin papeleras, bancos, vegetación, etc., que puedan ocultarlo a la vista en ningún momento.
    • Si no hay más remedio, limitarse a dejarlos sueltos sólo en las zonas valladas para perros.
    • Evitar concentraciones de personas con perros, de forma que haya menos y puedan controlarse mejor.
    • En los paseos de grupo, que siempre haya alguien vigilando a todos los perros.
  • En la calle
    • Llevarlo siempre atado.
    • Evitar las calles estrechas y de poco tránsito.
    • Evitar las horas de poca gente en las calles.
    • Elegir aceras anchas y bien iluminadas.
    • Vigilar los vehículos que puedan estacionar al lado de forma repentina.
  • AYUDA A OTROS
    • Si detectas en tu edificio alguien dedicado a criar perros, denúncialo.
    • Si alguna vez has comprado un perro a un partícular, denúncialo.
    • Si conoces algún lugar sospechoso de peleas de perros, denúncialo.
    • Si han robado a tu perro, denúncialo
Hazte socio de Fundación Altarriba
Fundación Altarriba: Pau Claris 87 - 08010 Barcelona | Teléfono (+34) 93 412 00 73 | altarriba@altarriba.org
© Fundación Altarriba, Amigos de los Animales - hosted by WEB-FACTORY